CBGB: cultivo, cosecha y procesamiento

CBGB 5.01 Explorando la producción de café en Brasil

Las tierras cafeteras de Brasil son vastas y diversas, por lo que es imposible describir una finca cafetera brasileña "típica". La percepción popular de las granjas brasileñas está dominada por grandes plantaciones mecanizadas. Cafés Ipanema en Minas Gerais, por ejemplo, tiene cierto reclamo de ser la finca de café más grande del mundo, con 5.500 hectáreas de tierra que producen 7.000 toneladas (7.700 toneladas estadounidenses) de café por año, más que la producción total de Panamá o Bolivia.

Sin embargo, casi el 60% del café arábica producido en Brasil es cultivado por pequeños agricultores en fincas de menos de 10 hectáreas (Plataforma Global del Café 2018). Existen grandes variaciones entre las diferentes regiones en términos de los sistemas típicos de producción y las variedades cultivadas, así como en factores económicos como el tamaño de la finca y el acceso al crédito (Volsi et al 2019).

Una pequeña finca en Brasil que produce café y cría pollos.

Un factor que distingue a Brasil de otros países productores de café es el terreno plano en muchas de sus principales regiones productoras. Esto permitió que se desarrollaran grandes fincas mecanizadas que se han convertido en algunos de los productores de café más eficientes del mundo. Los pequeños agricultores, por otro lado, generalmente están confinados a tierras más marginales, a menudo cultivando café en pendientes empinadas donde la cosecha mecanizada es imposible (Watson y Achinelli 2008).

El terreno llano en gran parte de los cafetales de Brasil es ideal para la agricultura mecanizada

La industria del café de Brasil fue moldeada por una ola de modernización y consolidación que comenzó con el colapso del Acuerdo Internacional del Café en 1989 (ver Lección 0.04). Con los precios cayendo precipitadamente, la industria se vio obligada a modernizarse rápidamente e intentar diferenciarse, ya sea produciendo granos de mayor calidad o reduciendo el costo de producción.

Para mejorar la eficiencia, muchos agricultores adoptaron tecnologías y técnicas modernas. Estos incluyeron una mayor densidad de siembra, un mayor uso de maquinaria agrícola,